22 Añejos, juar.

9 comentaron que...


¡Ah qué bonito día!
¡¡SAPO VERDE SOY YO,
SAPO VERDE SOY YOOOO!!
.
.
.
.
(Aaaah, pos déjen me hecho porras, ¿no?)

Este cuento se acabó

4 comentaron que...


Pos bueno, al igual que mi cuate el Izak, ya ando taloneando, así es, eso de jefes negreros no sólo es de los mexicanos, sino de los italianos con los que chambeo también; que por cierto, desde hace más de tres años que llevo trabajado aquí me prometieron viaje a las europas, y naaaada, supongo que no les agrada que no me quiera sentar en sus piernas cuando me dictan los oficios, juar juar.

Las posadas ya se acabaron y de la Navidad, pos ya el tema está más que hablado, los ultimos días muy a pesar de mi pasado post, me agarró levemente lo Grinch y no quería ir a casa de la tita, pero ese pavo y el inspirador brindis no me lo podía perder.

¿Kilos más? nel, ya quisiera, de eso pido mi limosna.

Me supieron rico, pero poco las pachangas y ya estoy de vuelta en la oficina, y me doy cuenta que soy de las pocas almas en la zona donde trabajo, con la excepción de Chedraui, esos pobres weyes nunca cierran. Bueno, alguien tiene que hacer la chamba (andele, como la sumisa esclava de Yo).

Ya sólo queda el cumple de esta hermosa comi de ustedes -se aceptan regalos- y la bienvenida al nuevo año, pero con la novedá que me clavaron una lana y no voy a poder festejar, buuu, mal pedo, afortunadamente, las deudas quedaron saldadas y podré tener un tranquilo nuevo año, aaah! qué alivio. Eso sí, uno de mis 12 tradicionales, pero nuevo propósito, será no comprar garras a crédito, menos en che C&A, caro y chafa hasta la máis.

Bueno chamaquitos, pues les mando un saludote y espero que se la sigan pachangueando, se chupan una cubita a mi salud.

Adieu.

Mucho ruido y pocas, muy pocas nueces.

5 comentaron que...

¡Ah, el fin de año!...

Tan chulo el fin de año, ¿a poco no? Las posadas, la piñata, el arbolito, el nacimiento, las luces (ya se puso de moda poner tantas, que ofenden a la mirada, me cae), el brindis, los abrazos, la cena pa' ponernos como marranitos en engorda, los regalos, bla, bla, bla.A mi me gusta mucho la Navidad, me acuerdo que desde niña -hace poco, claro- mi mamá nos vestía bien guapotes para ir a festejar en la casa de mi abuelita, se armaba todo un morlote, pues éramos en ese entonces 9 tíos con sus parejas, 31 primos, los abuelos y los colados que nunca, pero nunca faltaban. Lo que más me gustaba, es de esperarse, era la piñata y berrir como chucho con "E-en el nombre del cie-eeelooo, oooos pido posa-aaadaa, pueees no puede andaaaar, mi esposa ama-aaadaaa...".

Muchos concuerdan en que no es mas que otra época para que los comerciantes "se hagan de su agosto" en diciembre, y por que según, no hay día mas hipócrita que el susodicho. Yo no estoy de acuerdo. Si, es cierto, muy cierto que detrás de todo eso hay una gran mercadotecnia, y los gastos, ¡uta! la neta se manchan; pero ge ahí el gran error de la gente, pues quien ha hecho todo ese trabajo comercial, según mis nervios, es la misma gente. Filosofando muy a groso modo, podría decir que todo comenzó cuando a algún fulanito socialucho se le ocurrió regalar y regalar a cuanto familiar y cuatacho tenía, y qué chido que se quiera compartir algo, el pedo es ya cuando ven la obligación de regalar, o bien, ver la Navidad como fecha para demostrar afecto malgastando en cosas materiales y más que superficiales, a-ha, gran error.

Con el paso del tiempo, la mayoría de mis primos se casó, tuvieron chipalyates y pues prefieren estar con su propia familia como cabezas, que en la familia en la que antes eran tan sólo un escalón, bien por ellos; pero de igual manera, y talvez desafortunadamente, para los que aún quedamos solteruchos sólo nos queda repartir abrazos a la tercera parte de los que antes éramos. La neta me da pesar que ya somos muy poquitos los que seguimos juntitos en casa de la abuela, pero aún así, se siente el calor de hogar me cae, y no es marchada, se siente bien fregón estar con los que quieres, y precisamente por que sí los quieres y te quieren, no por que se esté fingiendo. Y viéndolo desde otro ángulo, también afortunadamente, ya no soy la niña a la que no le daban del vino añejadito que mis tíos tomaban, (¡yu-juuu!) y pues entre menos burros, más olotes, ja.

Podría pensar atinadamente en los contras que tanto aquejan a la ya controvertida Navidad, pero ¿saben qué? no quiero hacerlo ni me gusta hacerlo, ciertamente hay dos lados en la moneda, pero aún cayendo cara, puedo voltearla a sol si quiero. Creo que sufrimos de bastantes broncas en el transcurso del año como para todavía andar de grinch en una etapa que es imposible borrar del calendario, he tenido buenas y malas experiencias con esto del fin de año, pero prefiero quedarme con las que me agradan, por que la diferencia entre ellas es lo que deja el buen sabor de boca. Si bien no nos llevamos genial con todos los de nuestra gente, podríamos detenernos un poco a pensar que es talvez la única fecha en que podemos ver a la mayoría, si no es que a todos, juntos y demostrarles con un abrazo lo mucho que los amamos, si no, ¿cuándo lo vamos a hacer?

Mis hermanos y yo ya no podemos abrazar físicamente a nuestros papás, pero sí podemos estar con los que nos quedan.

Y aprovechando que ando de nostálgica, también les mando un fuerte apretón de manos y un abrazo a ustedes que llegaron hasta aquí, y no le cambiaron a otra página antes de acabar de leer, juar juar... y bueno, a los que no, pos también.

Queridos Reyes Magos:

14 comentaron que...

4° Festival Internacional del Globo

11 comentaron que...


Pues así como "Internacional", la neta no sé...

Cada año, desde hace cuatro, se hace en mi rancho el Festival del Globo, en el Parque Metropolitano, quesque es internacional, pero lo más lejos que he escuhcado venir a alguien es de Cancún, jaja, y bueno, el año pasado vino una chica colombiana con unos amigos y yo, pero como venía de paso y no precisamente a ver los globos, pos como que no cuenta, je.

La atracción cosiste en elevar más de 70 globos aerostáticos, o globotes como dice mi sobrina, y aunque yo solo logré contar poco más de 40, de todas formas vale la pena el espectáculo, se ven requetebonitos en el cielo, y más si es una mañana despejada -pero gachamente fría- como la del pasado domingo, y como va un chorronal de gente, tienes que irte temprano, muy pero muy temprano al mentado parque, antes de las 6 a.m. para ser exacta, porque si no ya pelaste con el estacionamiento y por lo tanto, con ver le asunto en cuestión desde el principio, pues también es chidillo ver cómo van inflando los globotes voladores -y aún mas ver a los papasotes que lo hacen, juar juar-.

"-¡Uuy mi chavo, pero si ni amanece todavía!
-Ah, pues así de tempranito esta bien apenas, y córrele por que es del otro lado de la presa.
-¡Ouch!"


Como no soy buena para escribir... bueno, eso ya lo sabiamos, les pongo unas fotillas (claro, fotos! ¿acaso querían que les pusiera otra cosa?)

¡Indio fuerte infla fuerte, indio fuerte infla fuerte!

Ira manto, tómame una foto aqui.

El más bonito.

Ya es el último mes

12 comentaron que...

De nueva cuenta, el año se va como agua de las manos.